El Vino de Tierra Estella

En Tierra Estella encontramos el viñedo salpicado por buena parte de nuestra comarca, con una superficie aproximada de 7.500 hectáreas de viñedo. De éstas, 2.136 hectáreas están acogidas a la DO Navarra, diferenciándose tres subzonas vitivinícolas, y 4.933 hectáreas a la DOCa Rioja, en la zona de Rioja Oriental.

De los viñedos acogidos a la DO Navarra, la mayor parte pertenecen a la subcomarca vitivinícola de Tierra Estella, con una superficie de 1.360 hectáreas. Se trata de una zona surcada por el río Ega y limitada por la Sierra de Urbasa, tiene marcado relieve en su zona norte que va suavizándose hacia el Sur donde convive con el olivo y el cereal. Las principales variedades cultivadas son: en tintas, destaca la Tempranillo (casi el 50% del total), seguida de la Cabernet Sauvignon (20%) y en blancas presencia destacada de Chardonnay. Abarca suelos desarrollados sobre varios tipos de relieve y materiales diferentes: En laderas de los diapiros de Estella y Lorca ocupa suelos profundos y de texturas muy arcillosas sobre margas. En el resto de las laderas, con un relieve marcadamente ondulado, aparecen suelos de espesor y pedregosidad variables, texturas francas finas o limosas sobre alternancias de margas, areniscas y conglomerados, algunos con un marcado color rojo. Por último, en los fondos de los valles aluviales y en los restos de terrazas de los ríos Ega, Iranzu y Odrón y los glacis de Montejurra, la viña se asienta en terrenos llanos o casi con excelente drenaje, suelos profundos de texturas francas y, frecuentemente, con abundante grava. Con respecto al clima, se sitúa entre la zona subhúmeda por el norte y la seca superior por el sur, variando la precipitación media anual entre los 700 y los 454 mm. Las sierras de Urbasa y Andía por el norte filtran la influencia atlántica, situándose los viñedos de preferencia en las solanas.

Una pequeña zona del Sureste de Tierra Estella, con 642 hectáreas, se incluye en la zona vitícola de la Ribera Alta, concretamente los municipios de Lerín, Cárcar, Lodosa y Sesma. Se trata de una zona con suave relieve en torno al Ega, que se va haciendo más llana en su tránsito hacia el sur, donde cohabitan la vid y el cereal. La superficie de viñedo es de 642 hectáreas. Predomina la variedad Tempranillo, con buena representación de las demás tintas, a destacar la Graciano. En cuanto a los suelos, encontramos, además de suelos profundos sobre materiales aluviales de distintos niveles de terrazas cuaternarias del río Ega, suelos someros de texturas arcillo-limosas con un marcado contenido en yeso, precisamente sobre alternancias de margas y yesos. Climatológicamente, es una zona más cálida que la anterior. Su precipitación media anual oscila entre los 507 y los 349 mm y el déficit hídrico anual para la viña se sitúa en torno a 200-300 mm.

También encontramos una pequeña zona, de 135 hectáreas, que pertenece a la comarca vitivinícola de Valdizarbe, concretamente los municipios de Cirauqui y Mañeru, que tiene unas características similares a la zona más septentrional de la comarca vitivinícola de Tierra Estella, con una superficie de 135 hectáreas de viñedo.

Al sur, a lo largo de la ribera del Ebro, encontramos la zona con más viñedo de Tierra Estella, que pertenece a la DOCa Rioja, concretamente a la zona de Rioja Oriental, que abarca 4.932,8 hectáreas y que comprende a los municipios de Andosilla, Aras, Bargota, Mendavia, Sartaguda y Viana. Esta zona aúna una serie de condiciones especialmente interesantes para la producción de vinos de calidad: por un lado, una climatología mediterránea, seca y algo más cálida que en otras partes de Rioja; por otro, grandes porciones de valle, en las que pueden cultivarse grandes extensiones de viñedos; y unos suelos cuya composición agradecen las cepas de las variedades Garnacha, Graciano y Tempranillo. Y así, los vinos producidos en esta región suelen destacar por su buen cuerpo, su intensidad aromática y de color, su buena estructura y su grado alcohólico. Y, no en vano, en muchas ocasiones estos vinos de la Rioja Oriental son empleados para aportar cuerpo y graduación a vinos de las otras dos subzonas de producción de La Rioja, durante el proceso de ensamblaje de los vinos de coupage.

La otra Denominación de Origen presente en Tierra Estella es la D.O. Cava, concretamente en los municipios de Mendavia y Viana, en donde se produce este vino espumoso de gran calidad.

Pero en Tierra Estella también encontramos otros vinos, como los Vinos de Pago, que tienen una protección similar a la de las Denominaciones de Origen. Concretamente tenemos el Pago de Arínzano, una finca con 128 hectáreas, que se extiende a uno y otro lado del río Ega, en torno a los meandros que en ese paraje describe río, y Prado de Irache, en las laderas de La Sierra de Montejurra.

Obtén más información

Si deseas obtener más información de los productores de Vino de Tierra Estella